Messi: “De chico me llamó la pelota, hoy sigo disfrutando con ella” !!!

 

Entevista revista ‘Don Balon’:
La cita es en el Camp Nou, la casa del FC Barcelona. Leo Messi llega feliz. Su vida ha cambiado desde que le metió tres goles al Real Madrid y ya no siente ningún tipo de dolor de la lesión, en el pie izquierdo, que le tuvo de baja durante tres meses (entre noviembre y febrero). Hay intimidad en la sala que el servicio de prensa azulgrana nos ha habilitado para la entrevista, muy cercana a la galería de trofeos. Leo no tiene prisa. Se trata de un momento ideal para charlar de todo un poco con el niño mimado del barcelonismo y, si las lesiones le empiezan a dejar un poco tranquilo, uno de los futuros líderes de la selección argentina.

DB.- Si le digo que piense en lo que más le gusta de esta vida, ¿qué sería?

-¡Estar en Rosario con mi familia y mis amigos, eso es lo que me gusta!

DB.- ¿Haciendo qué, por ejemplo?

-El simple hecho de estar en Rosario con mi familia me hace feliz. Estar junto a ellos, sin tener que estar pensando en nada.

DB.- ¿Qué es lo mas bonito que tiene Rosario?

-Yo la veo muy bonita. Me gustan todos sus rincones y la relación con la gente es muy agradable, todo el mundo me trata bien. Muchas veces se me acercan aficionados de Rosario Central que, a pesar de que saben que soy hincha de Newell’s, me quieren saludar. Eso es maravilloso. Es uno de los motivos por los que quiero tanto a mi ciudad.

DB.- ¿Qué recuerda de sus inicios como futbolista?

-Mi padre fue un apoyo grandísimo. El campo de entrenamiento estaba a unos 40 minutos en coche. Si él no me hubiera llevado, habría sido muy difícil compaginarlo todo, ni que fuera por una cuestión de tiempo. Creo que hasta me hubiera cansado porque me quedaba muy lejos. Él se privó de muchas cosas por llevarme a mí y a mi hermano.

DB.- ¿Qué tiene una pelota que no tengan otros juguetes, Leo?

-No lo sé. A mí de chico me llamó la pelota. Siempre me gustó y comencé a jugar. Hoy sigo disfrutando con ella.

DB.- ¿Tiene una especie de magia?

-No sé qué tiene, pero es raro encontrar a alguien que no le guste el fútbol.

DB. -¿Qué sabe de Grandoli, el club en el que empezó?

-El club sigue existiendo, pero hace tiempo que no voy por allí. Sé que cambió la gente y que ya no están los de mi época.

DB.- ¿Cuál fue la última locura que ha hecho?

-No sé. No me acuerdo.

DB. -¿Ni de niño tampoco?

-Habría que preguntarle a mi padre o a mi madre a ver si se acuerdan de alguna.

DB.- ¿Alguna vez se escapó de la escuela?

-¡No! Prefería decirle a mi ‘vieja’: “‘Ma’, hoy déjame faltar” y

me quedaba durmiendo. Era mejor que ir y escaparme.

DB.- O sea, que negociaba…

-(Ríe) Es que además en Rosario está ‘el día de la chupina’.

DB.- ¿’El día de la chupina’?

-Es el día en el que nadie va a la escuela porque todos los chicos se ponen de acuerdo para faltar.

DB.- ¿Y los profesores qué hacen?

-¡Ah, ellos ya lo saben! De alguna manera se enteran. No sé si aún se mantiene esa tradición.

DB.- Usted vive en Barcelona y su madre, en Rosario. ¿Le mima mucho cuando se ven?

-Sobre todo me cuida con la comida. Hace lo que sabe que me gusta. Eso es en lo que más se fija.

DB.- ¿Milanesas a la napolitana, tal vez?

-(Sonríe) Sí. Mi mamá y mi tía Marcela ya saben lo que me gusta.

DB.- Al que sí que tiene cerca, aquí en Barcelona, es a su padre Jorge…

-Mi ‘viejo’ está siempre conmigo. Todos los días me lleva, me trae, cocina para mí… Pasamos el día juntos.

DB.- Tiene dos hermanos (Matías y Rodrigo) y una hermana pequeña (Sol). ¿Con quién se lleva mejor?

-(Sonríe) La verdad es que con Matías me llevo muy bien, me sigue más la corriente. Lo veo como a mi madre, cada tres o cuatro meses, y creo que es por eso que me da esa libertad. Rodrigo es el más grande y es el que me aconseja. Con mi hermana pequeña tengo menos relación y hablamos poco.

DB.- A Rodrigo lo tiene más cerca ya que también vive en Barcelona…

-Sí, estamos cada día juntos con mi cuñada y sobrinito (Agustín). O yo voy a su casa o él viene a la mía.

DB.- ¿Por qué decidió venir al FC Barcelona para desembarcar en Europa? ¿Era una fijación que tenía desde chico?

-No, se dio así. El Barça fue el que me abrió las puertas. Me trató bien desde siempre y confió en mí. Eso sí, también es cierto que en Argentina seguía al Barcelona. No mucho, pero lo veía y me encantaba ver a Ronaldo.

DB. -¿Qué fue lo que pensó el primer día que entró en el vestuario del primer equipo azulgrana?

-¡Uf, tenía un miedo tremendo al entrar! Recuerdo que fuimos con tres chicos más de las categorías inferiores. Entramos todos juntos y despacito, con la cabeza baja. La verdad es que el trato que recibí de los compañeros fue muy bueno. Eso me ayudó mucho en los inicios.

DB. -¿Cómo está de su lesión?

-Ya pasó todo y ahora lo que toca es entrenar, jugar y no sentir dolor.

DB. -Le pusieron un clavo, ¿no?

-Sí, aquí en el costado (se señala el pie).

DB. -¿Y eso el cuerpo lo absorbe bien?

-Sí, ya está, es parte de mí.

DB. -Demostró estar totalmente recuperado con sus tres goles al Real Madrid. ¿Le ha cambiado mucho la vida desde esa hazaña?

-No. Uno se queda con el momento en la memoria, pero al día siguiente todo vuelve a la normalidad. Posiblemente, haya sido mi partido más espectacular debido a la rivalidad con el Madrid. Sin embargo, no ha sido el mejor que he jugado. Lo único diferente es que marqué goles… y ya era hora. En las categorías inferiores, siempre veía puerta y ahora notaba que me faltaba algo. Espero poder seguir así.

DB. -Insisto, un hat trick en un partido así no es algo común…

-Sí, es de locos hacer tres goles en un partido tan importante. Ni siquiera soñé algo así alguna vez porque es medio imposible, ¿no? Además, era mi primer clásico en el Camp Nou porque en los otros no pude estar.

DB. -Así que no fue su mejor partido…

-El mejor fue áquel contra el Chelsea de la Liga de Campeones de la temporada pasada.

DB. -Hablando de Europa, ¿cómo sentó la eliminación contra el Liverpool?

-Con ‘bronca’. Era complicado darle la vuelta a la eliminatoria tras perder en casa, aunque nos faltó muy poco para conseguirlo: sólo un gol. ¡Lástima de la ocasión de ‘Ronnie’ que pegó en el palo! Ahora lo que tenemos que hacer es trabajar para poder aspirar a ganarla otra vez el año que viene.

DB. -¿Cómo vio toda la polémica con Samuel Eto’o? ¿Se animó a decirle algo?

-¡No! (sonríe). Está todo bien.

DB. -Frank Rijkaard ya ha dicho que se queda en el Camp Nou.

-Siempre he querido, al igual que el resto de mis compañeros, que se quedara. Es una persona dialogante y yo le estoy muy agradecido porque fue quien me permitió estar en mi situación actual.

DB. -¿Ronaldinho siempre está de broma?

-(Sonríe) Sí, es así.

DB. -¿Hay algún día que no esté tan animado?

-Es raro verle así. Es un ‘pibe’ alegre, que siempre está contento. A lo mejor un día no se siente tan bien, pero se transforma cuando entra al campo.

DB. -Este año, que las cosas no van tan bien como en los anteriores, ¿hay menos bromas en el vestuario?

-No, todo es idéntico. El grupo sigue unido e igual de fuerte que el año pasado.

DB. -¿Cómo es la vida en Castelldefels?

-Muy buena. Estoy tranquilo y encantado de vivir ahí.

DB. -Imagine que le dicen que a partir de ahora tiene una hora libre, ¿qué haría?

-Depende del día, pero casi siempre dormir la siesta. Eso siempre es lo primero.

DB.- ¿Pescar, cazar, navegar…?

-Ninguna de las tres cosas.

DB. -¿Cuál es el lugar más bonito que ha visitado?

-No soy de visitar, de mirar paisajes…

DB.- Digo en los viajes con el equipo…

-Sí, por eso digo. No soy de fijarme mucho en esas cosas. Tal vez, el viaje que hicimos a Miami en pretemporada.

DB. -¿Qué cumpleaños recuerda más?

-Mi cumpleaños siempre cae en fechas importantes y, por distintas razones, no los puedo celebrar con los míos. Los últimos coincidieron con el Mundial Sub’ 20 (Holanda 2005) y la Copa del Mundo (Alemania 2006) con la selección absoluta. Éstos son los dos que ahora mismo más recuerdo por lo que estaba viviendo y por estar lejos de mi familia.

DB. -¿Aún está decepcionado por lo que pasó en el Mundial?

-No. Pusimos todo de nuestra parte. Argentina fue una de las mejores selecciones jugando al fútbol y se perdió por penalties contra el equipo anfitrión. La afición también lo vio así y cuando llegamos a Argentina había muchísima gente en el aeropuerto que nos vino a recibir. Eso quiere decir que no les defraudamos. Hubiésemos preferido llegar más lejos, pero jugamos bien.

DB. -Muchos le echaron a faltar en ese partido contra Alemania. ¿Por qué salió el capitán Ayala a hablar de sus sentimientos?

-Porque creo que se habló mucho y todo era mentira. Yo no podía desmentir todas esas cosas porque no podía estar diciendo, persona a persona, lo que me pasaba. Por eso creo que Ayala salió y me ayudó. Él siempre me hablaba y me aconsejaba durante el Mundial.

DB. -Son muchos los que piensan que el Messi del Barcelona no es el mismo que el de la selección. Es como si le acusaran de sentir menos la ‘albiceleste’ por haberse ido siendo tan niño a Europa. ¿Qué les diría a los que dicen eso?

-No sé. Yo quiero que la gente sepa que para cualquier jugador argentino, por más que esté viviendo a millones de kilómetros, la camiseta de la selección es algo sagrado. Nadie tiene por qué pensar lo contrario.

DB. -¿Ha tenido la sensación de que se le ha exigido más en la

selección por el hecho de haberse formado fuera de Argentina?

-No, creo que no. Quizá, un poquito al principio, pero después de la Sub-20 era como el resto, como si hubiese salido de ahí.

DB. -¿Le llamó Pékerman después del Mundial?

-No.

DB. -¿Y cuál es la llamada, más allá de la de los familiares, que más le reconfortó tras el Mundial?

-Ninguna en especial.

DB. -¿Cuál sería su partido soñado con el equipo nacional?

-Me gustaría tener una revancha con Brasil después del 3-0 que nos metieron en Londres en septiembre pasado.

DB.- ¿Cuál es la pregunta que más odia?

-La que me piden que me defina como jugador. No me gusta para nada. Intento siempre esquivarla porque ¡no sé qué decir!

DB. -¿Qué le molesta del mundo actual?

-Me molesta que no se pueda cambiar, pero si tengo que decir algo concreto me quedo con el hecho de que unos vivamos de una manera y otros de otra. Por ejemplo, comparando Europa con Argentina, aquí se vive mucho más tranquilo, mejor, sin tanta pobreza. No me gusta que haya tanta desigualdad.

DB.- ¿Se refiere también a la inseguridad?

-No, no. En ese sentido, Rosario está muy bien. A lo que me refiero es que allí hay mucha pobreza y estaría bien que hubiera un mayor equilibrio.

DB.- ¿Quiénes son sus mejores amigos en Rosario?

-Mis hermanos y mis primos (Maxi y Ema). Saben todo lo que hago o dejo de hacer y nos lo contamos todos. Esos son los verdaderos amigos.

DB. -¿Y en Barcelona? ¿Con quién se relaciona al margen de su hermano Rodrigo?

-Paso mucho tiempo con Zabaleta (Espanyol).

DB. -¿Tiene supersticiones a la hora de jugar?

-No. No soy obsesivo para esas cosas.

DB.- ¿Cuál es el consejo que le han dado y que siempre tiene presente?

-He recibido muchos consejos, pero recuerdo uno en especial. Me lo dio Maradona. Me dijo: “disfruta del fútbol, cuídate mucho en el día a día porque esta es una carrera corta y si uno quiere crecer en ella, y alargarla lo más posible, debe estar siempre bien”. Es un consejo que siempre tengo en cuenta.

DB. -El ‘Negro’ Zamora, Batistuta, el ‘Burrito’ Ortega, Martino, Almirón, Maradona, ¿qué jugador de Newell’s tenía como ídolo?

-Uf… Lo que pasa es que no los he visto jugar porque era muy niño. No pude conocer a ninguno, pero sé que son queridísimos por la afición y el club porque dejaron un gran recuerdo.

DB. -¿No se acuerda de nada de la época de Diego (1993-94)?

-Yo tenía seis años. Sólo recuerdo que estuve en un partido,

pero era muy pequeño.

DB. -¿Le dijeron qué partido era?

-El día en el que Diego debutó en el Coloso [estadio del Newell’s, 7 de octubre de 1993]. Me comentaron que fue un amistoso contra el Emelec [Ecuador] y que Maradona metió un gol.

DB. -¿Es de observar a los rivales para ver sus defectos?

-La verdad es que no. Confío en mí y siempre trato de jugar improvisando.

DB. -¿Qué títulos va a ganar el Barça este año?

-¡Ojalá que los dos que quedan! Liga y Copa.

 

Messi 165

~ por Amato Gonzalo en marzo 28, 2007.

12 comentarios to “Messi: “De chico me llamó la pelota, hoy sigo disfrutando con ella” !!!”

  1. HOLA TE DEJO MI MENSAJE

  2. hola

  3. hola mi vida como estas espero q bien me gustaria mucho conocerte yo soy de bs as me gustaria vesarte todo ni una cosa que me falte amor te super amooooooooo

  4. gracias por escribirme los quieroooo

  5. hola messi te re amo cn toda mi alma,me encantas!xfa firmame mi flog..http://fotolog.terra.com.ar/agosh_19
    (lo d 19 en el flog..es x tu remera q usas en el barcelona!!)
    t adoro!
    X FAVOR firmam el flog!!
    bsos para vs!
    agos

  6. hola Leo quiero decirte que te quiero mas que a nadie en el mundo y que todo lo que quiero es conocerte… te amo … Daiana… daichu-peti@hotmail.com

  7. messi puto anda a jugar a brasil

  8. hola lindo que jugadorazo que sos
    el mas grande q vi en mi vida sos
    buee besos
    como corres ni yo corro haci jajaa

    besos agregame dale amigo

    debo_rosarina_01@hotmail.com

  9. bamo peñarol bolsos gallinas no sirben pa nada sou unos terribles hijos de su recontra puta madre y la concha de sus madres que se compran pijas pa que las cojan bolsos putos les encanta que lo cojan

  10. messi sos el mejor!!!

  11. hola messi es un sueño como jugas

    yo quiero ser asi joaquin domato

  12. messi a si te mando dios tkm

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: